Taladro Neumático Ingersoll Rand

En líneas generales todo el mundo sabe que las herramientas neumáticas no se alimentan con energía eléctrica, sino que operan mediante aire comprimido, que a su vez es suministrado a través de un todo un circuito movilizado por un compresor. Esta clase de herramientas hoy están siendo muy buscadas, por un lado porque en buena parte de los casos presentan diseños ergonómicos y más livianos, lo que hace más sencillo su uso; por otro lado porque ofrecen una envidiable potencia; y además porque al no consumir electricidad, permiten efectuar ahorros notables en materia de boletas de electricidad. Pues bien, dentro del kit de herramientas neumáticas, el taladro neumático es un producto que se destaca como uno de los que más salida tienen para actividades de construcción a escala importante.

Como concepto general cabría describir al taladro neumático Ingersoll Rand como una clase particular de martillo de generosas dimensiones, que se impulsa mediante aire comprimido y se destina a excavar o romper superficies de gran dureza, como es el caso del hormigón. En las obras en vía pública se lo puede ver de manera recurrente, debidamente conectado al circuito que lo liga (mediante gruesas mangueras) al compresor diésel: en tales contextos se lo emplea para realizar agujeros, perforaciones o para romper por ejemplo pavimentos o paredes de hormigón.

Hay que decir sin embargo, que un taladro neumático Ingersoll Rand reversible es un equipo que no cualquiera puede utilizar, sino que su adecuado empleo requiere de cierto expertise e incluso de cierta fortaleza física para poder direccionarlo.

La síntesis anterior ilustra en términos globales qué es un taladro neumático; y si bien como definición es tal vez algo breve, ofrece un resumen de la especificidad de esta herramienta, y de sus principales áreas de aplicación actuales.

Cómo Funciona un Taladro Neumático Ingersoll Rand

En adelante nos ocuparemos de comentar cómo funciona un taladro automático, o al menos de repasar las claves de su funcionamiento (a grandes rasgos). En tal sentido podemos decir que el aire comprimido sale del compresor diésel a elevada presión y se empuja en el taladro neumático para moverse luego en los tubos de su sistema hidráulico.

El aire se mueve y en virtud de este movimiento conduce hacia abajo al pilote, llevándolo encima de la broca; esta disposición –sumada a los efectos de la fuerza gravitacional- hace que la broca golpee a gran velocidad sobre la superficie que se desea perforar (pavimento, acera, carretera, etc.). En virtud de una combinación de factores que sería largo explicar, una válvula ubicada dentro de las tuberías de aire del equipo se invierte, lo cual hace que el mecanismo del taladro de impacto percutor neumático sea reversible, acercándose y alejándose del material a perforar o excavar a una alta velocidad. Un taladro neumático, en virtud de este modo de funcionamiento, puede ser algo ruidoso, con lo cual es menester que las personas encargadas de su operación protejan adecuadamente sus oídos. Los operarios, además, tendrán que tener suficiente fuerza como para controlar esta herramienta, cuya manipulación presenta por cierto algún nivel de dificultad.

Para efectuar perforaciones de manera recurrente, un taladro neumático Ingersoll Rand es la herramienta ideal. Por un lado es un equipo muy eficiente, y por el otro, más allá de que el taladro neumático pueda tener un precio no necesariamente económico, está claro que evaluando el costo total de propiedad (en virtud del no consumo de electricidad) termina siendo bastante menos oneroso que uno eléctrico. Además, su mantenimiento es relativamente sencillo.

Precio de Taladro Neumático Ingersoll Rand

Además de estos factores relacionados con el costo de operación menor del taladro neumático –ya sea de las marcas Bosch, Inersoll Rand, Wurth, Chicago Pneumatic, o el conocido modelo 3 8, por ejemplo- hay otros beneficios destacables que hacen que esta herramienta para perforaciones sume adeptos.

Por un lado su peso es menor, ya que como buena herramienta neumática, está conformada por un número más reducido de piezas (y además no asume el peso importante del motor eléctrico). Esto mismo hace que su mantenimiento no sea tan demandante, ya que hay menos elementos que se pueden romper. De hecho, en lo cotidiano al taladro neumático solo habrá que engrasarlo debidamente.

Por otra parte, como el taladro neumático es más ligero, también facilita una productividad mayor. Y como dijimos, más allá de que este pueda tener un precio variable con relación a los modelos eléctricos, está claro que su operación es más barata (requiere combustible para el compresor, pero no electricidad).

Adicionalmente, un taladro neumático Ingersoll Rand es por definición un equipo más ergonómico, que pesa menos y dispone de menos elementos móviles; esto también facilita su uso.

En suma: gracias a todos estos beneficios, el taladro neumático reversible le gana la pulseada a los eléctricos como herramienta de perforación para uso en contextos de obras públicas o privadas. Y usted puede asesorarse ahora con el personal de ventas de Dabian, que le indicará qué modelo adquirir, de qué potencia y alcance, de acuerdo siempre a la naturaleza de sus proyectos de construcción. ¡Llame ahora!.

dabian aro ingersoll bauer gardner robuschi gesipa haug burckhardt